PRAËM SP3: CUANDO UNA MOTO DE CARRERAS SE CONVIERTE EN UNA OBRA DE CULTO CON MÚLTIPLES INFLUENCIAS

Esta preparación que os traemos hoy no es ninguna novedad. Este trabajo llevado a cabo por los franceses de Praëm tiene un tiempo, pero es algo tan único que creemos que debía estar en estas páginas. Aunque no lo parezca, la moto que se esconde bajo este diseño es una Honda RC51, o más conocida por aquí como Honda VTR1000 SP2.

Firmada por los hermanos Sylvain y Florent Berneron, Praëm ha cogido una auténtica Superbike como con la que Colin Edwards ganó el WSBK en 2000 para hacer una especie de café racer futurista muy especial llamada Praëm SP3 en la que se han invertido 4.000 horas de trabajo.

Antes de hablar sobre la propia moto tenemos que aclarar un punto a considerar antes. Praëm no es un taller de customización al uso, se trata de una filosofía diferente a todas las que podemos encontrar dentro del mundillo de las preparaciones. Ellos toman motos muy especiales y las dotan de un halo de distinción.

Sí, puede que esto sea una especie de herejía. Coger motos con pedigree deportivo y transformarlas en algo prácticamente irreconocible es posible que sea una decisión tan polémica como brillante al mismo tiempo donde se juntan el talento de Sylvain como diseñador de BMW Motorrad y las infuencias de Florent, mecánico aeronáutico y creador de prototipos.

A partir de la moto donante se hace un estudio completo tanto del conjunto como de cada una de sus piezas por separado. De esta VTR1000 SP2 de carreras de 2002 no tocaron ningún componente de las suspensiones ni del chasis por razones obvias, y en cuanto al motor lo dejaron casi inalterado aunque mejoraron la refrigeración del cilindro trasero.

El bicilíndrico fue convenientemente revisado y puesto al día con válvulas de titanio, un nuevo ram air oculto tras el carenado y una pareja de escapes bajos con colectores de acero y silenciosos de titanio. Las cifras son de casi 170 cv y 125 Nm de par motor.

Poco a poco fueron dando forma a una concepción café racer que en los primeros bocetos lucía unas bonitas llantas de radios. Finalmente, el juego de llantas acabó siendo una pareja de piezas Rotobox de fibra de carbono sobre las que se montan discos de freno carbonocerámicos Sicom mordidos por unas nuevas pinzas de freno Brembo.

Las suspensiones también se pusieron al día y encargaron a Öhlins una pareja de horquilla invertida presurizada FGR300 y monoamortiguador TTX36 acabados en riguroso negro con todos los tornillos fabricados en titanio.

La carrocería se ha modificado totalmente como puedes comprobar a simple vista. Sus influencias clásicas se conjugan con una visión puramente modernista de Praëm y se refleja en un carenado creado a base de 1.150 cables de acero superpuestos con una abertura frontal que toma el aire donde iría el faro. Las piezas donde han utilizado esta técnica (carenado frontal, laterales, colín y guardabarros delantero) pesan 7,8 kg, y los faros de LED se colocan ahora sobre los laterales del carenado.

El depósito de gasolina se ha hecho a mano en aluminio, cubica 12 litros de capacidad y adquiere unas formas sutiles y mucho más dinámicas con una línea baja y alargada que deja respirar al cilindro trasero. Recibe un acabado cepillado e incorporando sobre su parte delantera un reloj TAG Heuer Monaco Calibre 11 dentro de una caja hecha a medida.

Y por si lo estabas pensando, no, no es un simple render aunque en las fotos parezca que sí, y aquí tienes la prueba de cuando aún estaban trabajando en esta SP3 retrofuturista.

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s